Gillian Burgis-Smith en la revista Architects DataFile Magazine

El viaje de Gillian Burgis Smith hacia la arquitectura inclusiva

El camino de Gillian Burgis Smith hacia la arquitectura es sencillamente inspirador. Desde muy joven, Gillian se enfrentó a numerosos retos, entre ellos una mentalidad obsoleta en el sector y grandes obstáculos de salud. A pesar de ello, ha aprovechado sus experiencias para crear entornos inclusivos para los demás, logrando avances significativos en el campo de la arquitectura y el diseño.

Descubrir la pasión por la arquitectura

El camino de Gillian hacia la arquitectura comenzó de forma un tanto fortuita. Tras dejar la escuela a los 16 años, empezó a trabajar en la administración local, por considerarlo un empleo estable y seguro. Su paso por el Departamento de Arquitectos despertó su interés. Al ver trabajar a los arquitectos en prácticas, se dio cuenta de que la arquitectura era su vocación. Años más tarde, descubrió que sus padres biológicos también trabajaban en el campo de la arquitectura y el diseño, lo que reforzó su afinidad natural por la profesión.

Enfrentándose a los prejuicios de género, Gillian se matriculó en clases nocturnas para obtener un ONC en Estudios de la Construcción, que la cualificó como técnica arquitectónica. Decidida a seguir avanzando, siguió un curso básico en la North London Poly y una licenciatura (con honores) a tiempo parcial en la Universidad de Greenwich. Su perseverancia dio sus frutos y en 1994 se convirtió en una de las únicas mujeres que se licenciaron en arquitectura en Greenwich.

La lucha contra los obstáculos sanitarios

La carrera de Gillian dio un giro significativo cuando sufrió dos derrames cerebrales. Estos sucesos tuvieron un profundo impacto en su vida profesional, haciéndola plenamente consciente de la importancia del estilo de vida, la salud y la felicidad en el entorno laboral. Empezó a centrarse en las diversas necesidades de las personas, sobre todo de aquellas con diferentes respuestas fisiológicas, físicas y psicológicas al entorno.

Su investigación durante este periodo puso de relieve que el diseño para personas con discapacidades visibles y no visibles era a menudo un ejercicio de marcar casillas. Gillian realizó entrevistas personales con personas neurodegenerativas y neurodiferentes en campos creativos para entender cómo adaptaron sus procesos de trabajo durante la pandemia.

Esta investigación subrayó la necesidad de tener en cuenta factores físicos, sensoriales y cognitivos en el diseño, lo que la llevó a reorientar su carrera profesional.

Funda su propia consulta

Los problemas de salud de Gillian, incluido el diagnóstico de un tumor cerebral, determinaron aún más su enfoque de la arquitectura. El diagnóstico, aunque inicialmente desalentador, resultó ser un punto de inflexión que le permitió gestionar mejor su salud y dedicar más tiempo a su familia. También le proporcionó una perspectiva única sobre el diseño inclusivo.

En respuesta a sus experiencias, Gillian fundó Strawberry Leopard, una consultoría dedicada a crear soluciones de diseño inclusivas y universales. También cofundó Citizens with Experience (Ciudadanos con experiencia), que aprovecha las experiencias colectivas vividas para fundamentar su trabajo. Su consultoría se centra en eliminar las barreras de entrada, divulgación, reconocimiento y promoción en la industria del diseño mediante prácticas inclusivas.

Entornos inclusivos pioneros

La amplia experiencia de Gillian y sus retos personales la han situado en una posición única para defender el diseño integrador. Destaca la importancia de tener en cuenta la neurodiversidad en el diseño arquitectónico, que tradicionalmente se ha centrado más en la accesibilidad física. Su trabajo pone de relieve que casi 13 millones de personas discapacitadas en el Reino Unido no utilizan silla de ruedas, incluidos grupos neurodegenerativos y neurodiferentes, lo que hace que el diseño integrador sea más crítico que nunca.

Gillian fundó Strawberry Leopard, una consultoría dedicada a crear experiencias inclusivas, diversas, equitativas y accesibles y a promover la salud y el bienestar.

Su enfoque, que utiliza un marco de innovación impulsada por el impacto, aprovecha la investigación basada en la acción y 7 principios:

1: Pensamiento fundamental

2: Centrados en la vida

3: Democratizado

4: Experiencia vivida

5: Regeneradora

6: Impactante

7: Iterativo

iluminar los problemas y crear soluciones óptimas centradas en la vida para todos (personas, lugar y planeta).

De cara al futuro

Gillian sigue ampliando los límites del diseño inclusivo, explorando metodologías y plataformas como las realidades extendidas (XR) y las realidades aumentadas (AR) para identificar retos y oportunidades. Su objetivo es tender puentes entre la neurociencia, el conductismo y la arquitectura para crear entornos y experiencias más inclusivos.

Su visión del futuro pasa por un planteamiento descendente y ascendente, en el que la legislación gubernamental, la normativa urbanística y los planes de estudios reconozcan la necesidad de la equidad en el diseño para todos. Al fomentar la colaboración abierta y reflejar el mundo real en todos los sectores, Gillian cree que podemos crear entornos que den cabida a todos.

Conclusión

La trayectoria de Gillian Burgis Smith es un testimonio de resistencia, innovación y el poder del diseño integrador. Su trabajo ha tenido un impacto significativo en la comunidad de la arquitectura y el diseño, fomentando entornos que atienden a necesidades diversas y promoviendo una sociedad más integradora. Su historia es una inspiración para todos, ya que demuestra que la superación de los retos puede conducir a cambios profundos y positivos en el mundo.

Lea la entrevista de Gillian en la revista Architectsdatafile.co.uk aquí.

Abril de 2024